Werner Drechsler: Roma no paga a traidores

El 12 de junio de 1943 un torpedero Avenger y un caza Wildcat pertenecientes al grupo aéreo del portaaviones estadounidense Bogue, en patrulla antisubmarina al suroeste de las Azores, descubrieron un sumergible alemán navegando en superficie. El u-boot se sumergió rápidamente cuando el Wildcat se lanzó sobre él abriendo fuego con sus ametralladoras, y logró ocultarse a tiempo para esquivar las cargas de profundidad del Avenger. Poco después otros aviones se unieron a la caza y comenzaron a rastrear el océano esperando a que reapareciese el submarino enemigo. Cuando volvió a emerger, fue localizado y atacado por un Avenger pilotado por el teniente H.E. Fryatt. El u-boot fue alcanzado de lleno por una carga de profundidad y comenzó a hundirse a gran velocidad. Fryatt lanzó al agua una balsa de goma para socorrer a los hombres que trataban de abandonar el buque. Solo quince de sus tripulantes lo lograron y fueron rescatados por el destructor estadounidense Osmon Ingram, que había recibido orden de dirigirse al lugar del hundimiento.

El submarino alemán durante el ataque de los aviones del Bogue:


El u-boot hundido era el U-118, un submarino minador de la clase XB. Cuarenta y cuatro hombres, incluido su comandante, habían muerto en el naufragio. Los quince supervivientes fueron desembarcados en Estados Unidos y trasladados a un campo de prisioneros en Fort Meade, Maryland. Uno de ellos era un marinero de 20 años llamado Werner Drechsler. Al parecer su familia era opositora al nazismo (su padre había sido recluido en un campo de concentración acusado de delitos políticos), así que es probable que cuando sus captores le propusieron que colaborase con ellos, al joven Werner no le supusiese un gran dilema moral aceptar la oferta.

Werner Drechsler (izquierda), herido en una pierna, es ayudado por su compañero Hermann Polowzyk al desembarcar del Osmon Ingram:


Drechsler fue separado de sus compañeros y enviado al Centro Conjunto de Información, con base en Fort Hunt, Virginia (en las afueras de Washington), donde los oficiales de inteligencia interrogaban a los prisioneros susceptibles de tener información valiosa. Usando identidades falsas, Werner compartía celda con otros prisioneros alemanes, con la misión de ganarse su confianza y conseguir información sobre aspectos concretos y datos específicos que le solicitaba la inteligencia de la Marina (por ejemplo detalles técnicos o procedimientos operacionales de la Kriegsmarine).

Drechsler estuvo siete meses colaborando con la inteligencia naval. Después fue devuelto a la custodia del Ejército y tratado como cualquier otro prisionero de guerra. Los oficiales de inteligencia de Fort Hunt insistieron en que el Ejército debía garantizar su seguridad manteniéndole separado del resto de prisioneros de la Kriegsmarine, pero alguien no se tomó muy en serio aquella recomendación (siempre permanecerá la duda de si fue un trágico error o simple indiferencia). El 12 de marzo de 1944 Drechsler fue trasladado a Papago Park, un campo de prisioneros situado en las proximidades de Phoenix, Arizona, que albergaba a un gran número de tripulantes de u-boote. Inmediatamente fue reconocido por varios de los hombres a los que había tratado de sonsacar información en Fort Hunt, y en pocas horas la noticia de la llegada del "espía" se había extendido por todo el campamento.

Aquella noche, la primera que Drechsler pasaba en Papago Park, un grupo de prisioneros improvisó un tribunal para decidir qué debían hacer con el traidor. Aparte de la sospecha de que actuase de informante para los guardias del campo, se pretendía que el castigo sirviese de advertencia para cualquier otro alemán que tuviese la tentación de aceptar la colaboración con el enemigo. Werner Drechsler fue sentenciado a muerte por sus compatriotas. Por la mañana apareció ahorcado en las duchas.

Siete hombres, todos ellos tripulantes de u-boote (Helmut Fischer, Fritz Franke, Gunther Kuelsen, Heinrich Ludwig, Bernard Ryak, Otto Stengel y Rolf Wizny), fueron juzgados por una corte marcial estadounidense y condenados a muerte por el asesinato de Werner Drechsler. Dos de ellos, Ludwig y Widny, habían sido compañeros de celda de Drechsler en Fort Hunt. Los siete fueron ahorcados el 28 de julio de 1945 en Fort Leavenworth, Kansas, en la que sería última ejecución múltiple de la historia de los Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada