Hazel Ying Lee


Hazel Ying Lee nació el 24 de agosto 1912 en Portland, en el estado norteamericano de Oregón. Ella y sus siete hermanos eran hijos de un matrimonio de comerciantes chinos de la ciudad. Hazel era una chica decidida, activa y deportista, que no hacía mucho caso de los prejuicios antichinos comunes en aquella época. Practicaba la natación y el balonmano, y en su adolescencia aprendió a conducir. En 1929, después de graduarse de la escuela secundaria, encontró un empleo como ascensorista en unos grandes almacenes del centro de Portland, uno de los pocos trabajos a los que una mujer estadounidense de origen chino podía aspirar.

En 1932 Hazel voló en avión por primera vez en su vida. Le entusiasmó tanto que quiso aprender a pilotar. Se inscribió en el Aeroclub Chino de Portland y recibió lecciones de vuelo del famoso aviador Al Grenwood. Por entonces menos del 1% de los pilotos de aviación en Estados Unidos eran mujeres. A pesar de la oposición de su madre, en octubre de 1932 Hazel consiguió su licencia de piloto.

Viendo la creciente tensión que existía entre China y Japón, en 1933 Hazel viajó al país de origen de sus padres con el objetivo de unirse a la Fuerza Aérea China. Pero, a pesar de su dramática escasez de pilotos, los chinos se negaron a aceptar a una mujer. Frustrada, Hazel se estableció en Cantón y pasó los años siguientes volando para una compañía aérea privada.

Quien sí logró alistarse fue su futuro marido, "Clifford" Louie Yim-Qun, un joven de Seattle, también de padres chinos, que había sacado su licencia de piloto junto a Hazel en Portland. Con los años Clifford llegaría a ser teniente general de la Fuerza Aérea China (de la China Nacionalista, es decir, Taiwan).

En 1937 Japón inició la invasión de China. Pese a la guerra Hazel se negó a abandonar el país. Aún permanecía en Cantón cuando los ataques aéreos japoneses causaron cientos de víctimas civiles en la ciudad. Tras un nuevo (e infructuoso) intento de unirse a la Fuerza Aérea China, en 1938 consiguió llegar a Hong Kong y regresó a Estados Unidos. En Nueva York hizo de intermediaria del gobierno chino en compras de material bélico.

En diciembre de 1941, tras el ataque japonés a Pearl Harbor, Estados Unidos entró en la Segunda Guerra Mundial. A medida que las Fuerzas Armadas requerían de un número cada vez mayor de pilotos militares, se hacía evidente que también eran necesarios pilotos con experiencia para realizar tareas de retaguardia y vuelos domésticos. Jacqueline Cochran, una famosa aviadora estadounidense (los aviadores en aquellos años eran auténticas celebridades), que ya antes de la entrada de su país en la guerra había sido la primera mujer en cruzar en Atlántico pilotando un bombardero (un Lockheed Hudson con destino a la RAF), propuso crear un cuerpo militar femenino de pilotos experimentadas para realizar misiones "no combativas". Con el apoyo activo del comandante de la Fuerza Aérea del Ejército Henry "Hap" Arnold, en 1943 se creó la WASP, Women Airforce Service Pilots, bajo el mando de la propia Cochran.

Hazel fue una de las muchas mujeres con experiencia como pilotos que respondieron a las solicitudes de entrevistas para formar parte de la WASP. Las aspirantes se reunieron en la base aérea de Avenger Field, en Texas, para completar un duro programa de entrenamiento de seis meses dirigido por Jackie Cochran. Al finalizar el curso Hazel fue destinada al 3er Grupo de Transporte con base en Romulus, Michigan. En una carta a su hermana describía la vida en Romulus como "una semana laboral de 7 días, con poco tiempo libre".

Pese a volar bajo mando militar, las mujeres de la WASP eran consideradas civiles. Los mandos se mostraban reacios a darles misiones importantes, como entregas de aviones nuevos. Al principio se les solían asignar las tareas menos agradables, como vuelos en invierno en aviones de cabina abierta. Fue necesaria la intervención del jefe del Comando de Transporte Aéreo para mejorar su situación. A partir de una orden suya las "avispas" (wasps) pudieron encargarse de una labor poco visible pero fundamental para el esfuerzo de guerra: llevar los aviones recién salidos de las fábricas hasta los puntos de embarque, desde donde partían con destino a los frentes de Europa o el Pacífico.

Los compañeros de Hazel la consideraban una piloto "tranquila y audaz". En una ocasión tuvo que realizar un aterrizaje forzoso en medio de un campo de trigo de Kansas. De repente apareció un granjero armado con una horquilla, que comenzó a perseguirla alrededor del avión mientras gritaba a sus vecinos que los japoneses estaban invadiendo Kansas.

En septiembre de 1944 Hazel fue a la Escuela de Persecución de Brownsville, Texas, para recibir un curso de entrenamiento intensivo. Tras completarlo se convirtió en una de las 134 mujeres a las que se les permitiría pilotar los cazas de mayor potencia, como el P-63 Kingcobra, el P-51 Mustang y el P-39 Airacobra. El favorito de Hazel era el Mustang.

El 10 de noviembre de 1944 Hazel recibió órdenes de dirigirse a la fábrica de Bell Aircraft en Niagara Falls y recoger un P-63 para entregarlo en Great Falls, Montana. Great Falls era un punto de enlace de los aviones con destino a la Unión Soviética. Desde allí los cazas eran llevados por otros pilotos (hombres) a Alaska, donde los recogían aviadores soviéticos que los pilotaban hasta su país.

El mal tiempo tuvo a Hazel retenida varios días en Fargo, en Dakota del Norte. La mañana del 23 de noviembre (era Día de Acción de Gracias, la gran festividad familiar norteamericana) una mejoría en el tiempo le permitió al fin despegar y completar su misión. Hacia las dos de la tarde llegó a Great Falls y recibió permiso para aterrizar. Pero la torre de control cometió un error, debido al gran número de aviones que se estaban aproximando a las pistas al mismo tiempo. Al tomar tierra el caza chocó con otro P-63 y ambos estallaron en llamas. Hazel fue rescatada de los restos ardientes de su avión. Murió dos días más tarde a consecuencia de las quemaduras.

Solo tres días después, la familia Lee recibió un telegrama en el que se les comunicaba que otro de sus hijos, Victor, había muerto en combate en Francia. Los padres tuvieron que iniciar una larga y dolorosa batalla legal para que el cementerio de Portland les permitiese enterrar a sus dos hijos en una sección "reservada para blancos".

Hasta marzo de 1979 las mujeres veteranas de la WASP no fueron reconocidas como militares de pleno derecho. Treinta y ocho de ellas murieron en acto de servicio durante la Segunda Guerra Mundial. La última fue Hazel Ying Lee.

Fuente principal:
http://en.wikipedia.org/wiki/Hazel_Ying_Lee
Foto: http://curate.tumblr.com/post/21020037756/hazel-ying-lee-aviator


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada