El peor tanque de la historia

En la segunda mitad de 1940, tras caída de Francia, Gran Bretaña se vio inesperadamente al borde de la derrota y luchando por su supervivencia. La crítica situación militar hizo que el nerviosismo y el pesimismo se extendiesen no solo por el país sino por todo el Imperio, incluido el Dominio de Nueva Zelanda. A pesar de estar a miles de kilómetros de cualquier territorio enemigo, también allí llegó la histeria bélica. Japón había firmado al Pacto Tripartito y había iniciado su expansión hacia el sur con la ocupación de Indochina, y, aunque al final Hitler no invadiese las Islas Británicas, los neozelandeses no podían confiar en que la metrópoli acudiese en su ayuda en caso de invasión enemiga.

En aquella situación un miembro del gobierno neozelandés, el ministro de Obras Públicas Bob Semple, decidió hacer algo para contribuir a la defensa de la nación. Nueva Zelanda no tenía vehículos blindados ni industrias que pudiesen desarrollarlos, y Semple se propuso solucionar aquella carencia diseñando un tanque que fuese fácil de construir con los escasos medios de los que disponía el país.

Los diseñadores fueron el propio Bob Semple y un ingeniero de obras públicas del distrito de Christchurch llamado T.G. Beck. Su inspiración fue el Disston "Six Ton Tractor Tank", un vehículo blindado desarrollado en 1937 por una empresa estadounidense a partir de un chasis de un tractor Caterpillar y que los norteamericanos habían logrado vender a China y Afganistán. El problema era que Semple y Beck no disponían de planos ni ningún tipo de información técnica del modelo original. Literalmente, tuvieron que diseñar su tanque mirando una postal del Disston y utilizando los materiales que se podían encontrar en una granja. A pesar de los modestos medios con los que contaban, el ministro estuvo tan orgulloso del resultado final que bautizó su creación con su propio nombre. Había nacido el tanque Bob Semple.

Las primeras unidades (no está claro si fueron tres o cuatro) se completaron en poco tiempo en los talleres que el Ministerio de Obras Públicas tenía en la ciudad de Christchurch. Los tanques no eran otra cosa que tractores sobre orugas Caterpillar DH-8 (según otras fuentes eran International Harvester, aunque es posible que se usasen ambos modelos) sobre los que se había atornillado una caja blindada. Puede que "blindada" sea mucho decir: a falta de mejores materiales, el blindaje consistía en chapas onduladas para tejados. Supuestamente, la superficie ondulada serviría para desviar las balas. El tanque estaba coronado por una torreta giratoria, que elevaba la altura total a tres metros y medio. Ante las complicaciones que suponía montar armamento pesado sobre aquel engendro, los diseñadores optaron por armarlo con tantas ametralladoras como pudiesen meter en él. En total contaba con dos ametralladoras Bren en los laterales, otras dos en el frontal, una en la parte trasera y otra en la torreta. La tripulación teórica era de ocho personas. Las comodidades para los ocupantes dejaban mucho que desear: el artillero encargado de una de las ametralladoras delanteras tenía que ir tumbado en un colchón sobre la tapa del motor.

Vista lateral de esta maravilla de la técnica:


El Departamento de Obras Públicas ofreció al Ejército de Nueva Zelanda una flota de 81 Semples, pero cuando los militares probaron las primeras unidades se dieron cuenta de que no tenían ninguna utilidad práctica y rechazaron la oferta. Su blindaje era ridículo, y eran muy pesados, inestables y lentos. Para cambiar de marcha el conductor estaba obligado a frenar o incluso detener por completo el vehículo. Por si fuera poco, las vibraciones del motor hacían que las ametralladoras se encasquillasen con mucha frecuencia, y cuando había suerte y alguna disparaba era muy difícil hacerlo con un mínimo de precisión.

Ninguno de los tres o cuatro Semples que se completaron llegó a entrar nunca en combate. Su única contribución al esfuerzo de guerra nacional fue su participación en desfiles por las calles de Christchurch, Auckland y otras ciudades neozelandesas para ayudar a levantar la moral de la población (aunque es probable que consiguiesen el efecto contrario al que se buscaba). Después de aquello se les retiró el armamento y el blindaje y volvieron a sus antiguas funciones como tractores agrícolas.

Un Bob Semple desfilando por las calles de Christchurch en marzo de 1941:

Fuentes:
http://mailer.fsu.edu/~akirk/tanks/newzealand/newzealand.html
http://www.cracked.com/article_19233_the-6-most-ill-conceived-weapons-ever-built.html
http://en.wikipedia.org/wiki/Bob_Semple_tank

9 comentarios:

  1. Me imagino que el arma a utilizar contra ese carro debe ser el abrelatas.
    No sé si sería o no muy efectivo en combate. En el peor de los casos, el enemigo podría morirse de risa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que por eso dejaron de utilizarlo en desfiles, para evitar bajas propias.
      Un saludo, Cayetano. Me alegro de tu regreso.

      Eliminar
  2. en mi opinion ese tanque parece que lo ha hecho un niño de 8 años ,y seguro que si le das una patada te cargas el tanque. un renault ft es mucho mejor. saludos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da a mi que patadas recibiría más de una. De su tripulación, claro.
      En aquella época el Renault FT se había quedado obsoleto, pero en su tiempo fue un tanque que creó escuela.

      Eliminar
  3. Por favor, como se les ocurrió que los techos eran un buen blindaje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que no quisieron sobrecargarlos con chapas de acero, y con los materiales que tenían vieron la uralita como la mejor opción. Aparte de la teoría de que la superficie ondulada serviría para desviar las balas.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Yo pienso que casi casi al entrar al campo de batalla los mismos tanques se destruyen sin siquiera haber recibido una sola bala!!

      Eliminar
  4. Yo no soy experto pero asta los japoneses podían aser tanquetas por su propia cuenta. Me gustaría ver la cara de los soldados cuando les presentaron el nuevo orgullo de su ejercito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los japoneses por supuesto que hacían tanques, aunque eran muy inferiores a los estadounidenses o a los soviéticos (se enfrentaron a ellos en Manchuria). Un saludo.

      Eliminar