Top 10 de la Segunda Guerra Mundial

10 - On ira prendre notre linge sur la line Siegfried

En una lista de canciones destacadas de la Segunda Guerra Mundial me parecía casi obligatorio incluir una francesa. No lo tuve fácil. Durante la ocupación las grandes estrellas de la canción gala hicieron todo lo posible por pasar desapercibidas, mientras que los temas lanzados desde Londres para consumo clandestino no acabaron de alcanzar la popularidad que se esperaba. Por suerte nos queda la Drôle de guerre. On ira prendre notre linge sur la line Siegfried (“Vamos a tender la colada en la línea Sigfrido”) arrasó con una melodía que parodiaba las marchas militares y una letra simpática y despreocupada (parte de ella en inglés, por aquello del guiño a los aliados). Era originalmente una canción canadiense, adaptada por Ray Ventura para su orquesta (“Ray Ventura y sus universitarios”). Como os podréis imaginar, su éxito fue efímero. En mayo de 1940 a todo el mundo se le olvidó la letra.



9- American Patrol

En la era del swing Glenn Miller fue el indiscutible número uno. A finales de los 30 y principios de los 40, The Glenn Miller Orchestra arrasaba en las listas con temas como In The Mood, convirtiéndose en parte importante de la banda sonora vital de toda una generación de estadounidenses. En 1942 Miller se alistó en la USAAF con el rango de capitán, y durante la guerra se dedicó a tocar con su orquesta para las tropas estadounidenses destinadas en ultramar. De esa época es American Patrol, basada en una marcha popular del siglo XIX. En diciembre de 1944 el avión que le llevaba de Inglaterra a París desapareció en el Canal de la Mancha. Nunca se encontraron sus restos.



8 - As time goes by

As time goes by (“Mientras el tiempo pasa”, aunque a menudo se ha traducido como “El tiempo pasará”) es una canción compuesta en 1931 para un musical de Broadway titulado Everybody's Welcome. Pero lo que la hizo inmortal fue su inclusión en la película Casablanca, estrenada en 1942. En ella, el personaje de Sam, interpretado por Dooley Wilson, la cantaba haciendo revivir la vieja historia de amor entre Ilsa y Rick (Ingrid Bergman y Humphrey Bogart), y convirtiéndola de paso en una de las canciones míticas de la historia del cine. Por cierto, Wilson no sabía tocar el piano.



7 - Po šumama i gorama

Si hubo un género que vivió durante la guerra su época dorada ese fue sin duda la canción partisana, con sus estribillos sencillos, hechos para ser cantados a voz en grito por coros masculinos con nula formación musical. Este tema fue en su origen la "Marcha del Regimiento de Siberia", una canción de los ejércitos blancos siberianos durante la guerra civil rusa. Más tarde fue copiada por el Ejército Rojo y renombrada Po dolinam i po vzgoriam, "A través de valles y montañas". En la Segunda Guerra Mundial fueron los partisanos yugoslavos los que la convirtieron en uno de sus himnos, manteniendo el título soviético, pero lógicamente traduciéndolo al serbocroata, Po šumama i gorama.



6- We'll Meet Again

We'll Meet Again, “Nos volveremos a ver”, es sin duda la canción británica más famosa de la Segunda guerra Mundial. La letra era un mensaje de esperanza para los soldados que se marchaban y para sus seres queridos que se quedaban en casa esperando el regreso. Y al mismo tiempo se convirtió en una forma de recordar a los que nunca volvieron. Fue grabada en 1939 por la gran estrella de la canción británica de la época, Vera Lynn, cuya popularidad durante la guerra la llevó a ser considerada "The Forces' Sweetheart (“la novia de las fuerzas armadas”). En 1943 se estrenó una película musical titulada también We'll Meet Again, protagonizada por la propia Vera Lynn.



5 - Boogie Woogie Bugle Boy

Cuando apareció esta canción, en enero de 1941, Estados Unidos todavía no estaba en guerra, pero eso no impidió que se convirtiese en una de las más emblemáticas de la Segunda Guerra Mundial. Era un tema de The Andrews Sisters para Buck Privates, una película de Abbott y Costello (de hecho estuvo nominada al Oscar a la mejor canción). Boogie Woogie Bugle Boy cuenta la historia de un músico callejero de Chicago que es reclutado por el ejército y se convierte en corneta de su compañía, donde se aburre entre toque y toque hasta que el capitán se percata de su talento y forma en torno a él una banda de músicos que amenizan los toques de diana a ritmo de boogie. Una canción divertida para tiempos difíciles.



4 - Bella ciao

Otra canción partisana que acabó convertida en un auténtico himno. Se cree que Bella ciao tiene su origen en un tema tradicional que cantaban las trabajadoras de los arrozales padanos. Durante la guerra fue un canto muy popular entre los partisanos antifascistas italianos, especialmente en la zona de Bolonia y Módena. Ha sido traducida a muchos idiomas y versionada multitud de veces. En las décadas de los 60 y 70 se convirtió en una canción protesta de gran difusión. No se puede asociar a ningún intérprete en concreto, aunque eso no es demasiado problema: si esta versión no os gusta, tenéis muchas otras para elegir.



3 - Siekiera, motyka

Siekiera, motyka ("Hacha, azada") es una vieja canción folklórica polaca que en torno a 1942 se hizo muy popular en la Varsovia ocupada, y más tarde en toda Polonia. Básicamente lo único que se conservaba del tema original era la melodía y las palabras "Siekiera, motyka", y a partir de ahí se introducían mensajes satíricos contra los invasores alemanes. Por supuesto la canción estaba prohibida. Hubo una gran variedad de letras distintas. La versión que aparece aquí fue grabada en 1946 para Zakazane piosenki ("Canciones Prohibidas"), la primera película rodada en Polonia después de la guerra.



2 - Katiusha

Katiusha fue compuesta en 1938 para Lidiya Ruslanova, una de las cantantes rusas más famosas de la época. Está basada en una canción popular de la época zarista, y cuenta la historia de una muchacha que añora a su amado, que se encuentra en el ejército, luchando por su patria en alguna lejana frontera. Fue un gran éxito entre los soldados del Ejército Rojo, y más tarde en toda Europa, ya que los alemanes y sus aliados en el frente oriental se encargaron de popularizarla en sus países. Ruslanova se pasó la guerra actuando en interminables giras por los distintos frentes, levantando la moral de los soldados del Ejército Rojo con sus canciones patrióticas.



1 - Lili Marleen

Durante la Primera Guerra Mundial un soldado alemán llamado Hans Leip dedicaba su tiempo en las trincheras a escribir poemas amorosos. Aquellos versos fueron publicados en 1937, y uno de ellos fue utilizado un año más tarde como letra de una canción para la vocalista Lale Andersen. Así nació Lili Marleen, originalmente titulada Das Mädchen unter der Lanterne ("La chica bajo la farola"). Su éxito tardó en llegar. Ocurrió en 1941, cuando una emisora alemana en Belgrado comenzó a radiar la canción como parte de la música destinada a sus tropas en los Balcanes. La señal se podía escuchar en el norte de África, y Lili Marleen no tardó en cautivar a los soldados de ambos bandos... hasta que Goebbels la prohibió. La versión más famosa es la cantada por Marlene Dietrich, pero esta es la original de Lale Andersen.

6 comentarios:

  1. Original entrada con canciones para una guerra. Ciertas melodías se utilizaban para ablandar al enemigo, era un arma psicológica destinada a minar al que estaba al otro lado de la trinchera. Había canciones de todo tipo y condición, patrióticas, de la resistencia y hasta bailables y simplonas. Todo va en gustos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la guerra también hay momentos para todo, y tenía que haber música para todos los gustos: canciones divertidas, melancólicas, patrióticas... En esta lista también he intentado que haya un poco de todo.
      Un saludo, Cayetano.

      Eliminar
  2. Una variada antología de canciones. Casi todas ellas muy conocidas. Hubiera incluido la canción alemana "Erika" muy popular en el Ejército de Tierra y en la Armada alemana y que ha salido en varias películas.

    Saludos, Nonsei

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una buena recomendación. De estas diez creo que hay tres o cuatro que estarían fijas en cualquier lista similar. El resto, a elegir.
      Un saludo, Gluntz.

      Eliminar
  3. No nos olvidemos de los franceses,seguramente algo habran aportado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la primera de la lista es francesa.

      Eliminar