Goering bombardea Alemania


Esta es la fotografía de la tripulación del Fearless Fosdick, un B-17 del 303º Grupo de Bombardeo de la 8ª Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Como se indica en el pie de foto, su comandante era el capitán Werner Goering, un joven nacido en Salt Lake City en 1924, hijo de Karl y Adele Goering, dos emigrantes alemanes que habían llegado a Estados Unidos a comienzos de siglo. Lo que pocos sabían era que Werner era sobrino de Hermann Göring, el jefe de la Luftwaffe y uno de los máximos dirigentes del régimen nazi.

Después de una minuciosa revisión de sus antecedentes, la USAAF destinó a Goering al 303º Grupo de Bombardeo, con sede en Molesworth, Inglaterra. Desde allí participó en 48 misiones de bombardeo contra Alemania y la Europa ocupada como piloto o copiloto de "fortalezas volantes". La Fuerza Aérea guardó su secreto familiar durante el tiempo en el que el joven Goering estuvo en servicio. Sin embargo, su confianza en él no era absoluta. La USAAF le asignó un copiloto, el teniente Jack P. Rencher, con unas órdenes muy especiales: disparar a Goering en el caso de que este tratase de aterrizar el avión en Alemania. Según Rencher, la única vez que Werner mostró dudas en cumplir con su misión fue cuando tuvo que bombardear Colonia, donde aún vivía su abuela.

__________________________________________________________________


Hoy es 28 de diciembre y esto es una especie de inocentada. Pero nada de lo que he escrito aquí es invención mía. La historia del sobrino de Göring, con todos los detalles que doy y algunos más, la podéis encontrar circulando por la red. Y hay gente que se la cree. Göring era de familia aristocrática y adinerada, y es poco probable que alguno de sus parientes emigrase a Estados Unidos. Es cierto que tuvo un hermano llamado Karl (Karl Ernst, en realidad), juez de profesión y que siempre vivió en Alemania, que yo sepa. Aunque la historia del copiloto con licencia para matar tendría que bastar para hacer dudar a cualquiera sin necesidad de repasar ningún árbol genealógico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada