Las ratas explosivas del SOE

Uno de los artilugios más exóticos de todos los ideados por el Special Operations Executive era una trampa explosiva camuflada en una rata muerta. A los roedores se les podía introducir en sus cuerpos una pequeña cantidad de explosivo plástico, que por sí solo no sería lo suficientemente potente como para provocar daños graves. Pero los británicos creyeron haber encontrado la manera de causar estragos con aquella sencilla arma. El plan era distribuir las ratas-bomba entre los grupos de resistencia de la Europa ocupada, que las dejarían cerca de carboneras o salas de calderas. Cuando el encargado de palear el carbón viese la rata, lo que haría casi por instinto sería lanzarla al fuego. La presión del vapor multiplicaría los efectos de la explosión, y la caldera y todo lo que se encontrase cerca de ella saltarían por los aires. Los planificadores del SOE imaginaban el desconcierto y el pánico de los alemanes al enfrentarse a una inexplicable oleada de explosiones de calderas.

Las ratas-bomba nunca llegaron a utilizarse. El primer contenedor cargado de ratas muertas que fue lanzado en paracaídas cayó en manos de los alemanes, y al desvelarse el secreto el SOE decidió abandonar el plan. Sin embargo, según sus propios informes, la operación logró un éxito inesperado. Los alemanes se quedaron tan impresionados al descubrir la trampa que ellos mismos se encargaron de publicitarla y de extender el miedo entre sus propias tropas. Se dedicaron una gran cantidad de recursos a la búsqueda de roedores explosivos por toda Europa. A decir de un informe del SOE: "los problemas causados al enemigo supusieron un éxito mucho mayor para nosotros que el que habrían tenido si las ratas se hubiesen utilizado realmente".

7 comentarios:

  1. no salia una en los cañones de navarone?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no lo recuerdo, la verdad. Puede ser.

      Eliminar
  2. Me lo ha quitado de la boca Alberto. Creo recordar que en la citada película aparece una rata- señuelo que empieza a echar humo para despistar a los vigilantes de los cañones, una maniobra de distracción para que no reparasen en la estrategia real: unos explosivos que habían colocado en un montacargas y que tenían como objetivo hacer volar la cueva donde se encontraban los temibles cañones en mil pedazos, que fue lo que ocurrió al final.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que confesar que ni con esos datos lo recuerdo. Hace ya muchos años que vi la película.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. La rata era usada como falso detonador, para evitar que los alemanes descubrieran el detonador real (la rueda del montacargas de los proyectiles, al tocar unos cables desnudos cierra el circuito y se produce la explosión de los cañones). Efectivamente, la rata con ese pequeño explosivo de señuelo la coloca David Niven, el especialista en explosivos del grupo de saboteadores aliados. En cuanto al invento del SOE, pues...demasiado traído por los pelos, aunque los alemanes se lo tomaron en serio y acabó siendo un tema de guerra psicológica más que de sabotaje.

    Saludos, Nonsei

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a todos por la información. Tendré que volver a ver la película un año de estos. Parece que por lo poco que recuerdo de ella será como verlapor primera vez. Es lo bueno de tener mala memoria.

      Eliminar