De cómo el senador Inouye perdió su brazo

Contaba en la entrada anterior que a finales de los años 90 se revisaron las concesiones de Cruces al Servicio Distinguido a los nisei del 442º Regimiento de Infantería, y se concluyó que veintidós de ellos eran merecedores de la Medalla de Honor, la mayor condecoración otorgada por las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos. Uno de aquellos hombres era un auténtica celebridad, un personaje muy conocido y respetado por su larguísima trayectoria profesional. Me refiero al senador Daniel Inouye, el hombre record de la política estadounidense.

Dan Inouye era un nisei de Honolulu. El día que los japoneses atacaron Pearl Harbor era un estudiante de secundaria de 17 años. Tenía formación en primeros auxilios, y tras el ataque se presentó voluntario como ayudante sanitario. A finales de 1942, en cuanto el gobierno revocó la prohibición de reclutamiento a los nisei-americanos, se alistó en el Ejército. Entre 1943 y 1945 combatió con el 442º Regimiento de Infantería en Italia y Francia, obteniendo varios ascensos y llegando a oficial. En abril de 1945, pocos días antes del final de la guerra, perdió el brazo derecho en la acción que muchos años después le supondría la Medalla de Honor.

El 21 de abril de 1945 el alférez Inouye mandaba un pelotón de infantería en un asalto a una posición fortificada sobre un cruce de caminos, cerca de Sarzana, en el norte de Italia. Cuando estaban a medio centenar de metros de distancia de las trincheras alemanas,.el pelotón quedó atrapado por el fuego cruzado de tres ametralladoras. Viendo a todos sus hombres inmovilizados cuerpo a tierra, Inouye se levantó y corrió hacia la primera de las ametralladoras con una bolsa de granadas. Una herida en el abdomen detuvo su carrera, pero había llegado lo suficientemente cerca como para lanzar dos granadas y acabar con la posición enemiga. A pesar de su herida (según el propio Inouye, fue una bala que le entró por el costado derecho y le salió por la espalda) insistió en dirigir al pelotón en el asalto a la segunda posición alemana. Después de neutralizarla, Inouye se arrastró por un flanco hasta la tercera ametralladora mientras sus hombres atraían el fuego enemigo en otra dirección. Al llegar a unos pocos metros de distancia, cogió una granada y levantó el brazo para lanzarla. En ese momento una granada de fusil le alcanzó en el codo, casi arrancándole el brazo de cuajo. Inouye vio que su puño derecho (que ya había dejado de ser suyo) aún sujetaba la granada. Con la mano izquierda se la arrancó y la lanzó contra la posición enemiga. A continuación se levantó, disparando su subfusil Thompson con su única mano. En ese momento recibió un balazo en una pierna y cayó inconsciente. Cuando le trasladaron al hospital de campaña, varias horas después, le habían administrado ya tanta morfina que los médicos se vieron obligados a amputarle lo que le quedaba de brazo sin anestesia para no poner en peligro su vida.

El sueño de Dan Inouye era ser cirujano, pero la pérdida del brazo le obligó a cambiar de planes. Después de licenciarse del Ejército entró en la universidad para estudiar Ciencias Políticas y Derecho. Se graduó en 1953, y ese mismo año comenzó su carrera política, presentándose a la Cámara de Representantes del Territorio de Hawai por el Partido Demócrata. Tras dos mandatos consecutivos, en 1957 se presentó al Senado territorial, y volvió a ganar. En 1959, a la mitad de su legislatura, Hawai se convirtió en el 50º estado de los Estados Unidos, e Inouye decidió dar el salto a Washington. Fue elegido el primer congresista de su estado en la Cámara de Representantes. En 1962 se presentó por primera vez al Senado de los Estados Unidos. Ganó aquellas elecciones y las ocho siguientes, ocupando el cargo ininterrumpidamente desde 1963 hasta su muerte en el año 2012 (el mandato de un senador tiene una duración de seis años). Nunca, en sus 58 años de carrera política, perdió unas elecciones. De hecho solo una vez ganó con menos del sesenta y cinco por ciento de los votos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada